Silver Strand - Irlanda

Silver Strand - Irlanda

Siento que muchas veces nos obsesionamos no solo con la idea de viajar, pero también con la idea de que solo es posible tener nuevas experiencias si las buscamos en otro lugar (idealmente lejos de nuestro país) Sin embargo, creo que muchas veces lo único que nos hace falta es que aprendamos a mirar con otros ojos. Tal vez sería lindo que todos aprendieramos a tener esos ojos de turistas, para ser capaces de fascinarnos con todo y descubrir nuevas cosas en cada oportunidad que tenemos, sobre todo si están cerca de nosotros…

Ya llevo un año viviendo en Dublín y a pesar que aún hay muchos lugares que debo visitar dentro de Irlanda, la verdad es que esta hermosa isla ya se va sintiendo como mi hogar. Sin embargo, creo que esa sensación de comodidad, muchas veces nos hace perder la curiosidad. El otro dia caminando hacia mi casa, pase justo frente a la Catedral de St. Patrick, un icono absoluto de esta ciudad y la verdad es que me puse a reflexionar sobre cómo se me hacia tan normal caminar cada día por el lado de un lugar arquitectónicamente sorprendente y tan simbólico de este país, y que la mayoría de las veces ya ni siquiera me detengo a contemplar. Es por eso, que después de caminar y tener una reflexión larga y profunda conmigo misma, decidí animarme a ver las cosas de otro punto de vista, de mirar todo como si fuera la primera vez que lo estuviera viendo y recuperar mi capacidad de asombro. 

Creo que eso me ayudó a recuperar mi espíritu aventurero y fue así como llegamos a esta hermosa playa privada a las afueras de Dublín y no puedo esperar para contarles todo sobre esto.  

En mi opinión, una de las cosas más lindas que tiene vivir en una isla es que solo a minutos de la ciudad te puedes encontrar disfrutando de la playa o de los hermosos acantilados de Irlanda. Además es muy fácil arrendar automóviles y solo necesitas una App en tu celular. Hay dos compañías que ofrecen este servicio en Irlanda y la verdad es que son súper convenientes sobre todo si estás buscando viajar a lugares cercanos a Dublín. En esta oportunidad, tuvimos la fortuna de descubrir Silver Strand, una playa privada al sur de la ciudad de Wicklow que sorprende con sus aguas cristalinas casi sacadas de la última portada de Conde Nast.

Después de manejar casi una hora desde Dublin nos encontramos con este pequeno paraiso. Una playa maravillosa, escondida entre los acantilados. Para entrar tuvimos que pagar una entrada de 10€ pero la verdad es que todo lo vale si el destino es un lugar tan paradisiaco como este. 

Tuvimos un dia hermoso y la verdad es que no nos hizo falta tomar un avión para descubrir un lugar increible...


P7270098.jpg
P7270102.jpg
P7270093.jpg